Historia del Mahjong

De Wiki de la Federación Española de Mahjong
Saltar a: navegación, buscar

Redaccion.png

Este artículo se encuentra en proceso de redacción: Uno o más de los editores se encuentra redactando este artículo en estos momentos. Hasta que se termine, la información contenida puede estar incompleta, contener errores o el redactado puede ser deficiente.

Casi todos los juegos de mesa, especialmente los más antiguos, poseen un cierto folklore o relato acerca de su origen y leyendas sobre su uso por personajes históricos o eventos de importancia. Pero es, en el Mahjong, donde encontramos, al menos en el mundo occidental, una mayor disparidad de ideas y leyendas acerca del origen del juego.

Toda esta disparidad tiene que ver con la forma, explosiva y repentina, de cómo llegó el Mahjong a occidente; muy diferente de la forma en que llegaron, por ejemplo, los juegos de cartas, el Ajedrez y el Backgammon, introducidos lentamente y a lo largo de los siglos por distintos países. Mucho tiene que ver, también, la forma exótica del juego, pues si bien ni las cartas, ni el ajedrez tuvieron tampoco su origen en occidente, sí que estuvo en occidente el suficiente tiempo como para generar su propio relato occidental y perder, por lo tanto, su condición de exótico antes de que alguien se interesara por el origen de los mismos.

Existen varias teorías populares, aún hoy difundidas ocasionalmente, que se han demostrado completamente falsas, y que son el producto del marketing de las innumerables empresas de importación de juegos de Mahjong de EEUU y Europa entre 1922 y 1930, buscando hacer el juego más exótico y prestigioso a los ojos de los neófitos:

  • La idea de que el Mahjong es un juego milenario: hoy sabemos que el juego del Mahjong, tal y como lo conocemos, no tiene más de 140 años de historia aunque es cierto de que el juego evolucionó sobre la base de otros juegos parecidos que se remontan a mucho más atrás.
  • La idea de que el Mahjong fue inventado por Confucio. Esta idea viene principalmente por la asociación de los tres dragones (que en realidad, son tres conceptos chinos), con las tres principales virtudes promovidas por Confucio. La historia real es, por supuesto, que fueron los chinos los que incorporaros estas tres ideas en forma de fichas especiales muy a posteriori de la época en la que vivió Confucio.
  • La idea de que el Mahjong fue un juego de la realeza china, prohibido a todo aquel que no perteneciese a su corte. Aunque no sabemos exactamente quién inventó el juego, sí que sabemos que el juego tiene orígenes muy humildes: pescadores, artesanos, soldados... En cualquier caso, el juego se expandió muy rápidamente por el país por los menos 40 años antes de la deposición del último emperador de China, sin encontrar ningún tipo de oposición.
  • La idea de que el Mahjong fue jugado por Noé en su arca durante el diluvio universal. Esta historia proviene principalmente de los EEUU, y probablemente tiene su origen en la comunidad judía que adoptó con mucho entusiasmo este juego y lo convirtió en parte de su folklore moderno.

Todas estas ideas fueron desmentidas tan pronto como en 1924, cuando R. F. Foster, el mayor contribuyente a la investigación de la historia del juego del Mahjong, publicó su libro "Foster on Mahjong"; sin embargo, aún hoy en día todavía pueden encontrarse páginas y personas insistiendo en la veracidad de alguna de estas historias.


Origen del juego del Mahjong

Aunque no existe un registro de cuándo o cómo se inventó el juego del Mahjong, la teoría más aceptada de nuestros días es que surgió entre 1870 y 1890 en la ciudad portuaria de Ningbo (宁波), donde hoy existe un museo del juego en la famosa biblioteca Tianyi Ge (天一阁). El juego no se inventó desde cero, sino que surgió como evolución de distintos juegos de cartas ya existentes, como el Mǎdiào (马吊), el cual se cree que fue la principal fuente de inspiración para el juego del Mahjong. Las cartas del Mǎdiào, al igual que las cartas de otros juegos más antiguos, tienen un significado monetario, con números del 1 al 9 y distintas unidades para cada palo, así como algunas cartas especiales donde se ilustran reyes o emperadores. Estas mismas cartas son las que llegaron en la Edad Media a Europa y dieron origen a los naipes occidentales.

Una vez establecidas las reglas más primitivas del Mahjong, el juego adquirió mucha popularidad y se extendió rápidamente por la ciudad y la provincia hasta Shanghái (上海市), donde empezaron a atraer la atención de algunos cónsules extranjeros. Uno de ellos, W. H. Wilkinson, cónsul británico en Seúl, mandó algunos ejemplares de fichas a la Exposición Universal de Chicago, en 1893. Un poco más tarde, en 1895, la Institución Smithsonian publica un libro de Stewart Culin llamado "Juegos Chinos con Dados y Dominós" en el que se describen por primera vez las fichas de Mahjong, dándoles por primera vez nombres occidentales a los palos: Círculos, Rectángulos y Caracteres. Estos primeros juegos no tenían Flores ni Dragones, y las fichas de Vientos aún representaban reyes y figuras y se usaban como fichas especiales. Más tarde, y de manera popular, los Rectángulos pasaron a llamarse Bambúes.

Durante este periodo, no existía una descripción escrita del juego, ni siquiera para los propios chinos, que transmitían las reglas principalmente de manera oral (cosa comprensible teniendo en cuenta el grado de alfabetismo de la época, inferior al 20%); cosa que también motivo cambios rápidos en las reglas y formas de jugar a medida que el juego se extendía por todo el país. En 1912, Harold Carey, bajo el seudónimo Harold Sterling, publicó por primera vez un conjunto de reglas, en Chino, que solamente fue distribuido en Shanghai. Este libro llamaba al juego "Ma Chang" y, para entonces, las fichas ya se habían establecido definitivamente en la forma actual, con Flores y Dragones, con ligeras variaciones artísticas respecto a los juegos actuales.